La rinoplastia es, definitivamente, una de las operaciones plásticas de moda. En España, es, de hecho, la cuarta más demandada actualmente después del aumento de pecho, la liposucción y la blefaroplastia. Según datos de la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (SECPRE), uno de cada 10.000 españoles pasa por quirófano cada año para convertir su apéndice nasal en la nariz deseada.

Rinoplastia, cirugía en tendencia.

La rinoplastia es la intervención que nos permite corregir la forma y el tamaño de la nariz, dándole un aspecto más anatómico y equilibrado con el resto de la cara. Nos permite corregir defectos en el dorso que dan un aspecto de nariz aguileña, en la punta nasal para afinar aquellas narices más gruesas y también para reducir el tamaño de aquellos pacientes que tengan una nariz grande o desviada.

La nariz tiene unas peculiaridades anatómicas que se deben conservar o mejorar para permitir una función respiratoria adecuada. Por eso en la primera visita no sólo valoramos el aspecto estético, sino también la función respiratoria nasal para ver si es posible mejorarla como ocurre en casos de desviaciones septales o cornetes.

Es importante considerar cuando se realiza una rinoplastia no sólo el aspecto estético, sino también el aspecto funcional.

En la primera visita analizamos dos puntos claves de la antomía de la nariz la posición del septum, que sea recto, que no este desviado, que los cornetes no sean hipertróficos y el estado de la mucosa nasal, que no esté congestionada o tenga rinitos. Además efectuamos una respirometria con espejo de Glasser porque es muy importante evaluar la función respiratoria que después de una rinoplástia no debe empeorar sino mejor si es posible.

A continuación realizamos una análisis pormenorizado del perfil facial valorando el equilibrio desde la frente hasta el mentón, analizaremos la pirámide nasal, el dorso, los cartílagos alares, el ángulo naso-labial, el tipo de piel y la función muscular de la nariz, sobre todo del músculo depresor septum nasi, que en muchas personas al hablar deprimen la punta hacia abajo, y las narinas, si son anchas o asimétrica o precisarán una corrección de las mismas.

Una vez hecho el diagnóstico podremos saber que técnica aplicar. En el tratamiento de rinoplastia existen dos tipos, abierta o cerrada.

  • Rinoplastia abierta: es el procedimiento quirúrgico para resolver los problemas estéticos o funcionales de la nariz realizando una incisión en la columela nasal externa.
  • Rinoplastia cerrada: es el procedimiento que se realiza desde una incisión en el vestíbulo nasal, en interior de la nariz, sin necesidad de realizar cicatrices visibles en el exterior.

En instituto Serra Renom tenemos nuestra propia técnica pionera en rinoplastia endoscópica que os explicamos a continuación.

Pioneros en rinoplastia cerrada con endoscopia

Para todos aquellos pacientes a los que se les ha diagnosticado una rinoplastia que solo precisa remodelación moderada de la giba y de la punta, en nuestro instituto nosotros hemos desarrollado una técnica endoscópica muy atraumática y que nos da excelentes resultados.

El objetivo de esta técnica es corregir los defectos de forma, mejorando y no alterando la función, y que no se note operada.

LLAMAR AHORA
PIDE CITA