La reconstrucción de la pared abdominal es una de las cirugías estéticas más agradecidas. Los pacientes que suelen someterse a estos procedimientos con más frecuencia son las mujeres después del embarazo, para corregir las deformidades abdominales post gestación y pacientes, hombres y mujeres, que han aumentado peso y después lo han perdido presentando un exceso no sólo de grasa sino también de flacidez en la parte baja y media del abdomen.

¿Cómo prepararme para una abdominoplastia?

Para planificar la intervención hay que realizar una valoración anatómica de todas las estructuras abdominales:

  • En primer lugar, analizar el estado de la piel, si sobra o no piel, si tiene estrías o no, si está distendida, si tiene cicatrices y donde están situadas, si se podrán extirpar o no y que no comprometan la vascularización de la plastia.
  • En segundo lugar, analizar el estado de la grasa, si tenemos exceso de grasa, si está distribuida de una forma asimétrica o hay acúmulos de grasa debajo del estómago, en los flancos, en la cintura, en la espalda etc.
  • En tercer lugar, analizar la pared muscular, si los músculos están unidos, si hay buen tono muscular y el abdomen tiene forma de reloj de arena o si los músculos están distendidos y separados que tendremos una diástasis de rectos.
  • Además, valoraremos si la paciente tiene una hernia umbilical o una eventración (hernia que aparece en la zona de incisión de una anterior intervención quirúrgica sobre el abdomen)

Para la cirugía diseñaremos una cicatriz que nos permita extirpar todo el delantal o pliegue cutáneo y quede escondida debajo de la ropa interior o bañador dándole forma de U, para que no sea visible por los laterales e ingles.

En el caso de mujeres de más edad valoraremos si el monte de venus está muy horizontalizado para que así al hacer esta cirugía y al tensionar esta zona se verticalice y se rejuvenezca, y también si es muy prominente realizarle una liposucción.

Así pues, reconstruiremos los tres planos durante la cirugía: cirugía de la piel, remodelación de la grasa con liposucción y tercero, la plicatura de los músculos rectos y reconstrucción muscular. Después cerraremos la herida con sutura intradérmica para que no queden marcas de cremallera.

¿Cómo es la recuperación después de una abdominoplastia?

Tras la cirugía colocaremos una faja compresiva que deberá utilizarse día y noche durante el primer mes. Durante la primera semana el abdomen puede estar inflamado por lo que es habitual sentir tensión en la zona abdominal que irá despareciendo lentamente en unos días.

Para una correcta recuperación, es importante que la paciente no tenga que realizar esfuerzos físicos ni actividad física. Durante las primeras visitas de control, os iremos indicando en todo momento los pasos a seguir.

LLAMAR AHORA
PIDE CITA