CIRUGIA DE LAS OREJAS U OTOPLASTIA

Cirugía de las orejas u otoplastia

Cirugía de las orejas u otoplastia

Cuando hay unas orejas prominentes, llamadas en soplillo, hemos de tener en cuenta que esto puede causar un sufrimiento acusado, sobre todo en la infancia, cuando los niños van al colegio. También es importante a nivel de personas ya más mayores, adultas, que han padecido esta deformidad durante mucho tiempo, y que con una cirugía sencilla quedará solucionado.

Antes de proceder a la cirugía nos hemos de fijar si éste adelantamiento es debido a la ausencia del pliegue que llamamos antihelix, o a una concha prominente.  La concha es esta zona concava que va desde el rebor del pabellón , es decir del hélix hasta el conducto auditivo externo. A veces la oreja en soplillo se debe a las dos cosas, a la ausencia de antihelix y a una concha prominente.

Una vez hecha la valoración de que es lo que tenemos que hacer, procedemos a la cirugía.

En primer lugar dibujamos el antihelix, que tiene forma de y griega curva con el pie anterior y el pie posterior doblando el pabellón auricular hacia atrás hasta adquirir la posición deseada. Seguidamente colocamos un poquito de anestesia local, si es una persona adulta que soporta la anestasia local, o con una sedación, si se trata de un niño.

A continuación tatuamos el cartílago  con unas agujas con tinta perforando  el cartílago siguiendo el dibujo realizado previamente donde queremos que se doble. Después por detrás de la oreja quitamos una pequeña elipse de piel que incluya estos puntos marcados. Inmediatamente debilitamos esta parte de cartílago que queremos que se doble y que forme el antihelix. Existen muchas técnicas para esta maniobra, Moustarde, Davis, etc. para doblar y debilitar este cartílago. Nosotros hemos publicado nuestra técnica que consiste en utilizar una fresa de 4 mm. para que desgastando el cartílago se doble de una forma armónica y natural. En nuestra experiencia hemos visto que cuando se intenta debilitar el cartílago con bisturí a veces se hacen cortes demasiado agudos y el nuevo antihelix no tiene una forma curva sino angulada muy antiestética.

Con la fresa también podemos desgastar la altura de la concha para que se adapte y adquiera esta nueva forma. Seguidamente con material de sutura irreabsorvible y transparente damos unos puntos por detrás de la oreja para que se doble. Le vamos dando la tensión que consideramos adecuada para que queden simétricos los dos pabellones. Al finalizar colocamos un vendaje compresivo durante las primeras 24 h. del postoperatorio.

Es útil que cuando vaya a dormir, durante quince días, se coloque una cinta de deporte o de cabello para que mantenga las orejas en posición correcta cuando este dormido y no pueda hacer alguna maniobra que nos pudiera deformar el resultado estético conseguido.